Lunes, 16 de septiembre de 2013
La respiración contenida y el silencio de las miles de personas que se agolparon a la una de la tarde en la iglesia de Santa María de Ambrox en el momento de la bajada contrastaba con el júbilo de los miles de devotos que desde las ocho de la tarde ocupaban la plaza del Ayuntamiento y alrededores para alabar con nerviosismo a la imagen del santo Cristo de la Luz, recibido a las puertas de la iglesia con la primera gran explosión de pólvora.
Las fiestas de Dalías culminaron ayer, tercer domingo de septiembre, con una demostración de grandeza, luz, ruido y oración en la procesión del santo Cristo, quien recorrió las principales calles de la localidad hasta la media noche. La jornada comenzó temprano, ya que desde la una de la madrugada hubo misas, oraciones y confesiones en la parroquia, que no cerró sus puertas en todo el día, ante la gran aglomeración de fieles. Como los peregrinos son quienes hacen grandes estas fiestas, miles de personas que desde diversos puntos de la provincia llegan andando a Dalías para después de un año reencontrase con el Cristo, también hubo una misa dedicada a ellos, la de las nueve de la mañana. Pero el momento más esperado tuvo lugar a las 13.04 horas, y duró apenas seis minutos: la bajada, tras la misa mayor presidida por el obispo de Almería.
La primera peña en rendir homenaje al Cristo en la carrera fue la peña Festivalera, que quemó su traca en la Plaza del Mercado, donde además sus socios encendieron bengalas de colores y, colocados en círculo, saludaron al Cristo.
Tras su quema explotaron los cohetes artesanales de Antonio Lucas y al paso de la procesión por la Placeta del Santo Cristo la peña La petalá le honró con una canción y miles de pétalos de flores que bañaron de color su trono y dieron fuerzas a los costaleros para seguir adelante, que también quemaron sus mandas.
Después también fue perfumado,y más adelante sonaron los cohetes de la peña de la Rosa.Acercándose ya a su casa, a la llegada de la imagen a la plaza de la Constitución, estalló la pólvora de 'El cohete',al llegar de nuevo a la Plaza, frente a la iglesia, quemó la peña Amigos de la plaza en la que cumplió su aniversario, como bien ponía en su cártel 'Dos Docenas'
Un año más se cumple la tradición, y Dalías volvió a iluminar el Poniente almeriense.


Comentarios