Jueves, 25 de junio de 2015

Con un 35,80% de riesgo de mortalidad superior a la media del país. 

Existe una estrecha relación entre países pobres y tasa de mortalidad o esperanza de vida, sobretodo mermada por la crudeza de la mortandad infantil. A más pobreza, menor es la edad media de fallecimientos. pero, ¿se puede aplicar esto a los barrios marginales? Desde luego, el análisis debe ser más pormenorizado, el estudio requiere un mayor número de variables. En Almería capital se cumple, al igual que en la mayoría de grandes ciudades españolas. Por lo tanto, pobreza y esperanza de vida puede estar relacionado también en los países desarrollados, aunque esta no sea ahora una preocupación real de los gobiernos. 

El porcentaje de paro en los barrios marginales supera el 45% en Almería, si a estos se suma la periferia el resultado desciende, pero no demasiado, llegando al 38%. El barrio de El Puche supera el 65% de personas desempleadas y La Chanca ya llega al 60%, dependiendo e la zona, este barrio almeriense posee sectores de casi un 80% de paro , una cifra durísima para los que allí viven y que busca una forma de reconciliarse con sus niveles básicos. Los datos varían, y, por tanto, zonas céntricas que abarcan desde El Paseo, pasando por la Rambla, Oliveros y otras como Cortijo Grande, Nueva Almería o Nueva Almería apenas poseen un 10-15% de paro . Enc cuanto a la mortalidad, el barrio de El Puche, la zona norte de La Chanca, Los Ángeles, Cortijo Grande y un sector de Nueva Almería poseen la tasa de mortalidad más alta. Es el Puche el que cuenta con la mayor tasa con más de el doble de la media andaluza, le sigue la zona noreste de la ciudad. Por el contrario, y rompiendo un mito, es el centro de la ciudad el que cuenta con una tasa menor, teniendo, en este sentido, sus mejores exponentes en la calle Reyes Católicos o Calzada de Castro y alrededores. 

En términos generales, el riesgo de mortalidad en la capital es un 25% superior que la media nacional. Junto a ella, en estas cifra superiores se encuentra municipios como el de Berja (19,56%), Roquetas (30%) Carboneras (14,46%), Alhabia o Alhama (15,78%). 

En el lado contrario se encuentra municipio como Abla, con un 6,3% por debajo de este umbral. La misma cifra posee Abrucena e incluso por debajo se encuentra Albanchez (8,6% por debajo). En las mismas cifras se mueven localidades como las de Albox, Alcolea, Albolodoy, Alcudia de Monteagud, Almócita o Beires, todos ellos municipios de interior. Los datos muestran mayor riesgo en las zonas de la costa. Algo pasa en el sur de la provincia, al igual que en términos nacionales en el sur de España. Pero el saber qué es complicado. De momento, solo se cuenta con los datos. 

La provincia almeriense cuenta en la actualidad con alrededor de 4.000 ciudadanos que poseen más de 300.000 euros en su caja corriente, un 26% de estos viven en la capital. Los ricos son más ricos y los pobres no levantan cabeza. Algo más de 1.100 personas aglutinan en su poder 1.015 millones de euros. 

Es la cara dulce de la economía. Ellos no han tenido problemas para sortear la crisis. En el otro lado, unos tienen más y otros menos, pero también donde más patente quedan las diferencias. La provincia cuenta con más de 70.000 personas que reclaman productos de primera necesidad para sobrevivir. Más del 10% de la población. Algunos de ellos están en las calles, se les pone cara porque pasan las noches al raso, pero también los días. Otros son esos vecinos con los que los almerienses se cruzan cada mañana, pero se desconoce su situación de pobreza. La provincia, con una tasa de paro que ronda el 40%, se encuentra en una situación económica desastrosa para una parte importante de sus ciudadanos.



Publicado por Celindango15 @ 16:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios