Lunes, 02 de noviembre de 2015

El municipio de Dalías está ubicado en el Poniente de la provincia de Almería, en las faldas de la Sierra de Gádor, pero el gobierno de la Diputación de Almería que presidía el socialista Juan Carlos Usero gracias al apoyo de dos diputados del Partido de Almería (PAL), no tuvo el menor inconveniente de encajarlo en la Sierra de los Filabres-Alhamilla para lograr que la Unión Europea subvencionara el proyecto de un hotel rural.
Esto sucedía en el año 2009, cuando el gobierno de coalición entre PSOE y PAL deciden que la comarca para la que van a pedir los fondos FEDER (Fondos Europeos de Desarrollo Regional) será la de Filabres-Alhamilla. Para poder meter a Dalías –gobernado por el PAL- en ella, tuvieron que hacer auténticas filigranas en el mapa para evitar incluir otros municipios que aun estando en el Poniente, se ubican objetivamente más próximos a esa sierra, como es el caso de Berja.

La Diputación captó aquel año 10 millones de euros para toda la provincia, de los que 1,5 iban íntegramente destinados a la construcción del hotel rural del Arroyo de Celín, a lo que había que sumarle alrededor de otro medio millón de euros en distintos proyectos que mejorarían los accesos al lugar, y de paso a fincas propiedad de uno de los diputados provinciales socio del PSOE y concejal de ese ayuntamiento en cuestión.
Para evitar agravios comparativos con otros municipios, el Ayuntamiento de Dalías haría también una aportación, pero ésta sería mediante los Planes Provinciales que paga la Diputación. Es decir, que la parte municipal la acababa poniendo la institución provincial.
Según el proyecto, el hotel sería de titularidad de la Diputación, que se obligaba a mantener al menos cinco puestos de trabajo en el complejo hotelero.

La obra se llegó a adjudicar, pero la llegada del Partido Popular al gobierno de la Diputación dejó sin efecto el proyecto. Según explica el diputado popular Miguel Ángel Castellón, la decisión de paralizar aquello fue “el miedo” a que la UE advirtiera el fraude que suponía destinar dinero a este municipio cuando en realidad no estaba en la comarca beneficiaria de los fondos, lo que habría podido perderlos incluso después de haber contratado –y por lo tanto comprometido el gasto- la obra. Eso habría supuesto –como mínimo- tener que devolver los diez millones de euros recibidos.
Castellón recuerda que tuvo que negociar con la empresa adjudicataria para rescindir el contrato sin indemnización, y que ese dinero se destinó posteriormente a 

El proyecto básico preveía la construcción de un hotel junto con ocho apartamentos independientes en un espacio ubicado en el lado izquierdo del arroyo que discurre por el paraje del Algarrobal, en la que también se contemplaba la construcción de centro de interpretación de las instalaciones de la industria hidráulica tradicional constituida por molinos, almazaras y serrerías.
Las construcciones ocuparían 5.480 metros cuadrados y darían lugar a unas 22 plazas de alojamiento, un restaurante para 60 comensales, y se completará la dotación de equipamiento del área recreativa municipal del Arroyo de Celín.
En la zona hay bienes culturales como los Baños de la Reina del siglo XII, la ermita de Aljizar (siglos XIII-XVIII), el pantano, las ruinas del Castillo de Aljizar del siglo X, la ermita de San Miguel y el conjunto de caminos, balates, acequias y molinos hidráulicos.
Los edificios, que ocuparían una superficie de 1.006 metros cuadrados, se dispondrán sobre la topografía existente, sobre terrazas de aluvión y espacios exteriores complementarios. El inmueble principal sería de dos plantas y semisótano, tendrá zona de aparcamientos, recepción, vestíbulo y ocho estudios. En la parte superior irían los apartamentos, de 108 metros cuadrados cada uno, en edificios independientes, una piscina y una zona de juegos. 

Los apartamentos tendrían sistemas de energía solar y almacenamiento de agua caliente sanitaria, sistema de señal de banda ancha y contenedores de residuos integrados en la cocina con separación de residuos para material orgánico, envases ligeros, papel, vidrio y residuos no clasificados.
Este emplazamiento, que décadas atrás fue una zona dedicada al cultivo de parras para producir uva de mesa y almendras, cuenta ya con los informes favorables de las consejerías de Obras Públicas y Vivienda y de Cultura, si bien esta última pedía que existiera un control arqueológico durante la fase de movimientos de tierra por si aparecen elementos "inéditos" al estar cercano al yacimiento de 'Al Hizán'.


Publicado por Celindango15 @ 20:13
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios